Cata´s Blog

La excentricidad en Elton John

El pasado 29 de enero 2.500 bogotanos asistieron al concierto de Elton John en Corferias. Y no se sabe qué es más decepcionante si los resultados del mismo o el cubrimiento del diario El tiempo.

Se sabe que el concierto se anunció desde hace meses. El primer anuncio aparece en los resultados de búsqueda en internet, el dos de octubre del año pasado. Con dos mensajes fundamentales: la alegría de poder disfrutar nuevamente este fabuloso artista británico en Bogotá después de casi 14 años, y la segunda el fondo benéfico al cual iban dirigidos los dineros recaudados en este evento: la fundación Alberto Restrepo Barco en nombre de Pasacaballos, un pueblo cerca de Cartagena que se encuentra en condiciones infrahumanas.

Aunque existen varias notas al respecto en varias de las publicaciones conocidas de la casa editorial, como son Vive.in o el mismo diario El Tiempo, llama la atención la portada de la separata Eskpe del 23 enero, cuyo titular fue “Elton John por una buena causa”. Con una encantadora foto de página completa de Elton con su característica y bonachona expresión del clásico caballero inglés, y una pinta que caracteriza su personalidad excéntrica, daba la impresión de ser todo un especial alrededor del concierto. La primera decepción aparece al ver que toda la expectativa por la información a encontrar, se trunca en el interior que sólo contiene menos de media página con información básica: ¿Dónde es el evento? ¿Quién lo organiza? y ¿Porqué lo organiza?.

La segunda decepción aparece en la redacción de los escasos cuatro párrafos de información, que antes de leer se recomienda una profunda inhalación de aire, pues contiene tantas comas como profundización del cubrimiento. Al parecer, debido a la diagramación del cuarto de página con el especial del concierto, en la redacción tocó eliminar todas las comas posibles de manera que quedara espacio para la foto. Así como la posibilidad de escribir los números en letras. Sir Elton, entonces, ha tenido varias canciones en “…el número 1 de las listas de éxitos.” Y afirma que “…los 60 son los nuevos 40.” Lógicamente la foto ahora, es más grande.

A pesar de ser el impreso, un medio que tradicionalmente tiene una redacción pulida producto de varias revisiones, se puede encontrar sutiles errores gramaticales, los cuales se entienden debido a la urgencia de publicar información de última hora. Claro que el concierto de sir Elton John, no era ese caso. Llama la atención, entonces, la serie de sutiles errores en el cubrimiento del evento.

Uno de ellos muestra la petulancia del periodista del impreso, que trata de hacerse ver ante el lector como un letrado, convirtiendo a la persona de Elton John en una “narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heróico. Seguramente interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.” Según el significado de Mito de la Real Academia de la Lengua. En referencia al titular de primera página que aparece en el diario del 29 de enero, donde se asegura que el artista es un Mito.

Tratando de emular la personalidad del artista, el medio convierte la redacción en toda una excentricidad. Un ejemplo es la maravillosa forma de utilizar las comas en los textos, pues los diferentes periodistas han creado toda una serie nueva de normas de uso de las comas. Imagino que la primera es: utilizar todas las posibles en la versión en línea, y lograr la ausencia casi completa en la versión impresa. Entonces ya no es necesario respirar tanto cuando se lee un artículo de la página de internet: “En noviembre, del año pasado, los líderes de los proyectos que se han beneficiado de la ayuda se reunieron en la plaza principal del pueblo, en una feria organizada por ellos mismos.”

Ahora, todavía más excéntrico es el uso de las mayúsculas en la página de internet. Se entiende que debido a la estructura interna de la sala de redacción, esta importante edición del diario debe ser administrada por un ingeniero o practicante, a quien obviamente le son indiferentes estos usos. O también, puede ser que el personaje esté intentando hacer su aporte a las nuevas normas ortográficas, en este caso al uso de las mayúsculas: utilizar la primera letra en mayúscula en todas las palabras. Solamente al buscar las notas referentes al artista británico, escribiendo Elton John en el buscador de www.eltiempo.com, aparecen quince resultados solo del año 2009: “Elton John Cantó Y Encantó En Bogotá”, “Pasacaballos“, El Pueblo Que Puso A Cantar A Elton John”, “Como Un ‘Rey’ Salió Elton John”, son sólo los primeros.

Hay algo que caracteriza las páginas de internet, y es la posibilidad de actualizar minuto a minuto, lo que le permite al medio la inmediatez y actualidad en las noticias que desarrolla. Contrario a lo que pasa con el impreso, el cual sale con la información recolectada el día anterior, con el riesgo no solo de no sacar un tema que pueda ser actual y relevante por afanes de cierre, sino de salir con errores característicos de la presión. Como son errores de redacción, ortografía, estilo e incluso, y más grave todavía, de verificación de hechos afirmados. Y después de estar circulando por las calles no hay nada que hacer. Lo que llama la atención es que, el impreso presenta una redacción casi perfecta, el uso básicamente correcto de ortografía y puntuación y un estilo que lleva a una comprensión clara de la nota. Cosa que no sucede con la internet, especialmente la de El Tiempo, famosa por sus múltiples errores. Y solamente en el caso del cubrimiento del concierto de Elton John, tal vez lo errores más obvios y lógicos. Como la nota de “Los juguetes que pidió Elton John” del 12 de enero. No solo las notorias ya mencionadas e inútiles mayúsculas por doquier, y la falta de decisión del periodista de dónde poner una intrusiva H en el nombre del cantante, en el interior del artículo se pueden encontrar redundancias como: “… concierto del cantante británico Elton John en Bogotá, el próximo 29 de enero en Bogotá…”sin mencionar el solitario e independiente cierre del mismo artículo: “El artista colombiano invitado será Fonseca”. Cierre, que sin ninguna información adicional, nos deja la expectativa de si el artista es finalmente invitado.

Pareciera, que el diario no le diera la misma importancia a lo publicado en internet como lo hace con el impreso. Como si este medio, que según dice el último Estudio General de Medios: el 45% de las personas mayores de 45 años lee el periódico por internet, no necesitara un uso correcto en la redacción. Pues, este medio, de fácil actualización y cambios inmediatos, tiene hoy, 30 días después, los mismos errores.

Lo más decepcionante no es darse cuenta que el principal diario de Colombia, contiene y mantiene errores gramaticales tanto de estructura como de ortografía, en los escritos de su grupo de redacción de internet, que claramente no es el mismo grupo de redacción del impreso. Ni tampoco, la propuesta intrínseca de una serie de normas diferenciales en la redacción de ambos medios, sino el pobre cubrimiento del concierto como tal. Pues a pesar de los 334 resultados de búsqueda en eltiempo.com, la portada de Eskpe, la primera página del diario y la inútil nota del pueblo beneficiario del evento, todos dicen lo mismo. Resultado de modificar unas cuantas veces el mismo comunicado de prensa, enviado por la agencia que promocionaba el concierto. Y que no dejó mostrar un seguimiento a la noticia. Es más, al finalizar la presentación del artista británico, surgieron miles de quejas producto de la falta de organización en la promocionada logística, decepcionados asistentes que pagaron una cantidad de dinero considerable para no ver el espectáculo y denuncias de errores de todo tipo en la organización del evento, que ni se mencionan en algún minúsculo párrafo de cualquiera de los medios de la casa editorial. No sale ni el comentario del practicante que actualiza la página de internet. Notable falta comparada con la gran cantidad de información que se publicó para promocionar el concierto. Bueno, tal vez, esa parte como no fue enviada en comunicado de prensa por la agencia organizadora, los periodistas no tuvieron de dónde sacar información.

  1. Retiro lo dicho anteriormente, no había visto la explicación. Está muy bien y coincido contigo que no tienen por qué ser menores los estándares para el periodismo en las versiones online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: